Cargando...


22 diciembre 2014

Smoothie de plátano, kiwi y jengibre



Preparar smoothies o batidos de frutas es la tarea más sencilla del mundo, basta con meter todo en la batidora y listo. Vamos, que hay cosas mucho más difíciles, como ir en metro a trabajar, jugándote casi la vida por entrar. Y es que los transportes públicos y yo no nos llevamos bien.

Primero está eso de ir todos apiñados y como sea hora punta ya ni te cuento. Y tienes que compartir de todo con tus compañeros de metro. Todo, sin excepción. Músicas tan altas que no son necesarios los cascos para entender la letra. O las charlas incesantes de unos cuantos que piensan que van solos en el metro. Y ese que se asoma sobre tu cabeza para ver que estás leyendo, y si le gusta, se queda pegado a ti para ver de que va la trama de tu libro. Por no hablar de los olores... mejor dejamos esa parte que estamos en un blog bonito y de comida.

Para estas luchas, o para aquellos que vayan al gimnasio este batido es ideal para meternos. Un chute de energía al cuerpo, ideal por su aporte de hidratos de carbono y potasio. Y combinado con el kiwi viene muy bien para aquellos que tengas problemas de estómago. Lo tiene todo.

Si es verano podéis añadirle unos cubitos antes de triturar, le daréis más frescura. Con el frio que hace ahora mejor lo tomamos del tiempo. Otra versión es este Smoothie de plátano y fresas




INGREDIENTES (2-3 vasos):

 2 plátanos
 2 kiwis
 200 ml leche de soja
 1 yogur de soja
 1 trozo jengibre fresco
 1 cucharada miel



PREPARACIÓN:

1. Pelamos y cortamos la fruta en trozos pequeños. Rallamos el jengibre fresco sobre el vaso de la batidora.

2. Colocamos en el vaso todos los ingredientes restantes y trituramos.

Nota:
• El plátano es una fruta bastante perecedera una vez pelado, por lo que es mejor consumir este batido en el mismo día que lo preparemos.


18 diciembre 2014

Mermelada de manzana y calabaza


Me encanta levantarme por las mañanas y reservar un tiempo para el desayuno. Preparar mi tostadas, mi té y mi mermelada favorita del momento y disfrutar de cada mordisco. Las prisas ya vendrán después a lo largo del día.

Mi última mermelada ha sido esta, de sabores tan otoñales que ha triunfado en casa. No es excesivamente dulce por lo que también se puede combinar con pates y foies o carnes, dándoles un toque especial. Y además como sale una buena cantidad se pueden preparar botes bonitos para regalar a familiares y amigos. ¿Le falta algo a la mermelada?

Y ahora el sorteo prometido. ¡Un libro de Lorraine Pascale! Vamos a celebrar este aniversario por todo lo alto con un libro que me encanta. Tenéis hasta el día 31 de diciembre para apuntaros. El 2 de Enero anunciaré quien ha sido el ganador. Una buena forma de empezar el año, ¿verdad?



Requisitos para el sorteo:

• Dejar un comentario en esta entrada con el mail (imprescindible) hasta el día 31 de diciembre.
• Ser seguidor del blog y de mi página en Facebook
• El envío se realizará solo dentro del territorio español, si queréis participar desde otro lugar deberéis cubrir los gastos de envío.

Y sin más este año me despido del otoño por todo lo alto. El lunes os traeré una receta de lo más invernal y reconfortante. No os la podéis perder. ¡Buen fin de semana!




INGREDIENTES (3 botes):

 500 g calabaza pelada
 300 g manzanas
 300 g azúcar
 300 ml agua
 1 cucharada canela en polvo
 1 trocito jengibre rallado
 1 limón (zumo y piel)


PREPARACIÓN:

1. Pelamos y cortamos la calabaza en trocitos. Hacemos lo mismo con la manzana.

2. Añadimos a una cazuela junto con el azúcar, la canela, el limón y el jengibre fresco rallado, y cubrimos con el agua.

3. Dejamos cocer durante 30 minutos. Una vez cocida la fruta trituramos con una batidora (dependiendo de si queremos dejar trozos aumentaremos tiempo).

4. Vertemos en los botes esterilizados y cerramos. Inmediatamente damos la vuelta sobre un paño, todavía caliente, para que haga el vacío.


Notas:
• El bote que veis en la foto es muy mono pero no sirve para hacer el vacio, al darle la vuelta se os saldría la mermelada por lo que este tipo de frascos es para consumo inmediato (unas dos semanas en el frigorífico)
• Para esterilizarlos yo los meto al lavavajillas y directamente los saco para rellenar. Otra opción es meterlos en agua hirviendo durante 10 minutos. Este proceso nos garantizará que nuestra mermelada dure mucho más tiempo en perfectas condiciones y podamos incluso almacenar.