Cargando...


28 julio 2014

Helado de crema de cacao {sin lactosa}





Desde que en el mes de mayo comencé con el primer helado prometí que os enseñaría un helado diferente cada mes. Y casi se nos termina el mes de Julio sin que os dejase con uno y eso no puede ser.

Pero la espera ha merecido la pena porque os aseguro que este, a partir de ahora, es mi helado favorito. Esta vez opté por prepararlo sin la heladera, quería probar el azúcar invertido de nuevo porque en otras ocasiones no me había dado un buen resultado. Y por fin esta vez lo logré. En los anteriores helados me quedabas corta echando azúcar invertido, por miedo a que quedase demasiado dulce. Pero nada de nada, esta vez fui generosa y resultó.

Dado que el verano es una de las peores épocas para los intolerantes a la lactosa, dadas las tentaciones que encontramos en todas partes, me decanté por hacer uno que no pudiese tomar. Si queréis encontrar la crema de cacao sin lactosa os comento que yo la encuentro en Carrefour, en los centros grandes.

¡Feliz semana!



INGREDIENTES (1 litro):

 400 ml nata montar sin lactosa
 200 ml leche soja
 5 cucharadas azúcar invertido
 150 g crema de cacao sin lactosa
 80 g frambuesas
 200 g chocolate fundir sin lactosa


PREPARACIÓN:

1. En una cazuela ponemos a calentar la leche con la crema de cacao y mezclamos bien hasta que esté derretida. Dejamos enfriar.

2. Añadimos el azúcar invertido y mezclamos para que se integre bien.

3. Montamos la nata bien fría hasta que esté cremosa. Mezclamos con la crema anterior, con movimientos envolventes para que no se nos baje.

4. Vertemos la mezcla en un recipiente apto para el congelador. Cada 1 hora sacamos y removemos bien para evitar que se formen cristales. Repetimos 3 veces este proceso.

5. Derretimos el chocolate para fundir en el microondas a golpes de calor de 30 segundos y batiendo después hasta derretir por completo.

6. Rellenamos con el chocolate el molde para helados y dejamos enfriar en el congelador durante 5 minutos. Esparcimos las frambuesas y rellenamos con el helado. Cubrimos con el resto del chocolate.


21 julio 2014

Pan de Calatrava {sin lactosa}



Llevaba mucho tiempo para compartir con vosotros este postre, de mis favoritos y el que siempre pido cuando salgo a comer a algún restaurante y lo tienen en la carta. Su sabor acaramelado, su textura densa y suave a la vez y sobre todo, que vaya acompañado de nada hace que no me pueda resistir.

Este postre es originario de Murcia, de aquella época en la que no estaba permitido tirar nada a la basura y que las mujeres tenían que ideal mil y una ideas a la hora de servir un plato en la mesa. Y como en España somos muy de postre aquellas fabulosas mujeres no se olvidaron de inventar un postre estupendo aprovechando el pan duro del día anterior o la bollería algo reseca.

Aunque hace un calor terrible y penséis que encender el horno es la peor idea del mundo, os animo a que la preparéis porque es muy fresquito, sienta genial de postre servido con un poco de nata y si queréis le podéis añadir algo de fruta fresca, con ello os daréis un buen festín. Yo lo he preparado apto para intolerantes a la lactosa pero podéis ponerle leche normal, eso va al gusto y a las necesidades de cada casa.



INGREDIENTES (8 personas):

 - 8 huevos medianos
 -  1 barra pan del día anterior
 -  1 litro leche de soja
 -  5 cucharadas azúcar
 -  Piel limón
 -  2 ramas canela
 -  Caramelo líquido


PREPARACIÓN:

1. En un cazo ponemos a calentar la leche con la piel del limón y la canela en rama. Dejamos al fuego hasta que rompa a hervir e inmediatamente retiramos. Dejamos enfriar.

2. Troceamos el pan en rodajas y luego en trocitos pequeños.

3. En un cuenco batimos los huevos con el azúcar. Añadimos la leche colada y mezclamos.

4. Incorporamos el pan troceado y dejamos que absorba unos minutos la mezcla, después con un tenedor troceamos para que se desmigue.

5. Precalentamos el horno a 190º con una fuente o bandeja con agua en el interior. Pintamos un molde con caramelo líquido y rellenamos con la mezcla y ponemos al baño María durante 40 minutos, o hasta que al pinchar salga seco el palito.

6. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y después en la nevera un mínimo de tres horas. Mejor de un día para otro.